Tu barco requiere de un cambio de motor

Esta es posiblemente una de las decisiones más importante que debemos tomar cuando tenemos un barco, y ello simplemente es porque no debemos ser descuidados con ello, y este se debe dar bien sea por antigüedad o por alguna avería grave.

Cuando se cuenta con un motor nuevo, hacemos que la navegación resulte más fiable, mejorando la aceleración, evitando las vibraciones y sin perjudicar al medioambiente. Si un motor está mal instalado, eso podría ocasionar graves problemas, es por eso que resulta muy importante informarse sobre cuándo es conveniente hacerlo y cómo.

¿Qué motor elegir?

Evidentemente los motores nuevos son mucho más eficientes en aspectos como el consumo y la liberación de gases. Con la inversión en I+D de los fabricantes se ha propiciado una evolución bastante acelerada. Actualmente resulta un buen argumento para ver quien contamina menos, y un punto clave de marketing para los fabricantes, aunque les queda mucho camino por recorrer.

De acuerdo al tipo de embarcación, se debe considerar un motor de barco que sea híbrido o 100% eléctrico. Para ello, marcas como Volvo en colaboración con el astillero Fountaine Pajot han venido ensayando con motores eléctricos, sobre todo en la interfaz, acción que permite el control del consumo y la carga, conceptos que van a cambiar la manera de navegar.

¿Por dónde es recomendable iniciar?

En el caso de hacer una correcta planificación al momento de cambiar el motor, estaremos ahorrando tanto tiempo, como dinero. Cuando un motor ha tenido un elevado número de horas en uso y de reparaciones de pequeña escala, suele ser probable que en algún momento se presente alguna rotura de mayor envergadura donde el coste de reparación resultara más elevado. Si a tal situación se le suma un mayor consumo de combustible y aceite, posiblemente estamos perdiendo dinero y además contaminado en exceso.

Un nuevo motor para el barco

Al momento de seleccionar el nuevo motor, lo primero que debe hacerse es tomar sus medidas físicas: ancho, largo, alto y luego las de su emplazamiento, de esta manera evitamos hacer una intervención mayor en la cámara de motor. Cada diseño de barco cuenta con especificaciones en cuanto a tamaño, peso y potencia.

En el caso de los barcos de desplazamiento, la velocidad viene determinada por la eslora y no podremos superarla por más se incremente la potencia del motor del barco. Antes de tomar este tipo de decisiones, es necesario consultar los planos originales para conocer el rango de potencia que puede admitir.

En determinados casos, este viene a ser un buen momento con el que se puede ganar potencia si consideramos que en la actualidad los motores suelen ser más pequeños; en tal sentido, al igual que al tamaño, también podríamos incrementar algunos caballos más de fuerza, tomando en consideración siempre que nos encontremos dentro de las especificaciones técnicas del diseño y construcción que han sido establecidas para el barco y de esta manera evitamos algún tipo de circunstancia indeseable.