MANIOBRAS DE ATRAQUE

Consultar | Enviar por email | Imprimir - visto 46573 veces -

                                            xxxxxxxxxxxxxxx

                               Yell Maniobras de Atraque a un Muelle Yell

                          

Conceptos Basicos

Los barcos se amarran a un muelle o pantalán por medio de cabos que se llaman amarras. En general, el espacio del que se dispone para amarrar un barco es limitado, por lo que aquél debe quedar perfectamente sujeto por medio de las amarras para que no pueda desplazarse.

Se les dicen  cabos, , las cuerdas o sogas que se tienen a bordo del buque. Bajo el nombre de amarras, por tanto, se designan los cabos o estachas que sirven para afirmar el buque al atraque. Se denominan estachas en general a las amarras utilizadas en los atraques y en los remolques, y son cabos de un grosor considerable.  Las amarras reciben un nombre distinto según la dirección en la que trabajan al salir del buque por la guía o por la gatera. A saber

                                  

                                                      ! Asi No !

Largos: Son las amarras que salen  por la proa o por la popa trabajan hacia proa o hacia popa respectivamente, es decir trabajan hacia la misma cabeza de aquella por la que salen. Por lo tanto, los largos de proa trabajarán hacia proa y los largos de popa trabajarán hacia popa. Se usan para colocar o situar el barco en una posición inicial y se dan lo mas lejos posible hacia delante o hacia atrás respectivamente. Sirven para mantener el buque pegado al muelle de atraque y fundamentalmente para evitar los desplazamientos longitudinales del mismo. Por lo tanto, el largo de proa evitará que el buque se mueva hacia popa y el largo de popa evitará que se desplace hacia proa.

Sprines : Salen  por la proa o por la popa trabajan hacia popa o hacia proa respectivamente, es decir trabajan hacia la cabeza contraria de aquella por la que salen. Por lo tanto, los springs de proa trabajarán hacia popa y los springs de popa trabajarán hacia proa. Son los que se utilizan para dejar el barco parado y en posición. Su principal misión evitar los movimientos longitudinales del barco cuando está atracado. De esta forma, el spring de proa evitará que el barco se desplace hacia proa y el de popa evitará que se mueva hacia popa.

Traveses Trabajan perpendicularmente al plano longitudinal del buque y, por tanto, se utilizan para dejar el barco pegado o aconchado a aquél. Su principal misión consiste en evitar que el barco se despegue de su atraque, es decir evitar el movimiento transversal del barco con respecto a su atraque.

Como primera medida reduciremos la marcha hasta el escalón previo a la pérdida del control direccional. Colocaremos las defensas en la posición adecuada reservando la más robusta a la mano para aplicación puntual en caso de ser requerida.
Si traíamos un auxiliar a remolque habrá que izarlo a bordo previamente, dejarlo colgando de los pescantes o colocarlo acoderado en un costado no comprometido o llevarlo a proa hasta completar la maniobra de atraque.
En un crucero de buenas dimensiones es necesario contar con más de un bichero a bordo, esos extensibles son muy útiles, prácticos y no ocupan espacio cuando están rebatidos.
Si el lugar elegido es el propio no hay problemas con la longitud de amarra pero si es ajeno habrá que contar con cabos de amarre para pasarlos a los puntos de sujeción o para hacer extensiones sobre los ya existentes.
Los puntos del barco a utilizar para hacer firme las amarras son las cornamusas fijas al casco y especialmente ubicadas en lugares adecuados a tal fin, no utilice para afirmar una amarra puntos que pueden no estar solidamente afirmados al casco. Use los portaespías, los cabos trabajarán mejor y no habrá daño por rozamiento en la borda.
 
Abarloarse

El aprovechamiento de los espacios hace que los espacios disponibles para amarra sean utilizados de punta es decir con uno de los extremos apuntando a tierra. Los cruceros emplean la rutina popa a tierra y de ese modo obtienen un acceso rápido y directo a la embarcación.
Hay otras situaciones donde un barco aplica toda su banda al muelle y los restantes deben abarloarse a él. La lógica y la practicidad indican que la maniobra debe realizarse proa con proa y popa con popa y buena cantidad de defensas deben colocarse en la banda de contacto. Para abarloarse a un muelle efectúe una aproximación lenta con un ángulo de unos 30º con respecto al muelle utilizando la arrancada seguimos en esa situación y cuando la proa esté a una manga aplicamos timón para ir a un rumbo paralelo al muelle al tiempo que damos marcha atrás para matar el exceso de arrancada y acercar la popa al muelle quedando el barco paralelo a él y detenido.
Es importante tener en cuenta la dirección del viento que tratará de aconcharnos a al muelle o separarnos lo cual compensaremos acercándonos más (media manga) antes de aplicar timón con viento de tierra; o una y media manga o dos, separado del muelle con viento hacia él.
La corriente es otro factor importante a tener en cuenta aplicando las correcciones pertinentes.
Si viento fuerte y corriente de magnitud accionan permanentemente en forma opuesta o conjunta o variable será una buena idea dar un cabo por proa y luego maniobrar para pasar la amarra de popa y trabajar sobre ella para acercar el barco al muelle.

Atracar de popa

Es más dificil que atracar de proa, aunque es conveniente : Será más fácil desembarcar y embarcar, bajar bultos o equipaje y tenemos la salida libre y asegurada. Abandonar el muelle estando amarrados proa a él es un tanto más complicado especialmente con mal tiempo o con alta densidad de tráfico.Para amarrar de popa tendremos en cuenta las condiciones de viento y corriente tratando de usar los elementos naturales siempre a favor y nunca en contra, y el sentido de giro de la hélice (para aquellas embarcaciones provistas de un solo motor), que marca la tendencia a caer a una banda.

Aproximarse  correctamente a baja velocidad, se aproa a 45º del curso de amarra, dejando amplio espacio a estribor; da marcha atrás e invierte el timón pero es ligeramente abatido por el viento en la maniobra, por lo que debe corregir en tres aplicando marcha adelante y todo timón a estribor, para finalmente dar marcha atrás controlando con timón la dirección de la proa y con motor la velocidad de acercamiento al muelle. Si no hubiera tránsito, la maniobra inicial podría hacerse hasta ligeramente antes de llegar al rumbo de la amarra para luego aplicar marcha atrás y entrar en la marina.

Atracar dando un fondeo

Resulta esencial conocer la profundidad en el lugar para saber donde sembrar el ancla y asegurar que haga cabeza a una distancia de la proa de por lo menos 3 veces la profundidad en aguas protegidas, 5 veces el sondaje en lugares más abiertos y entre 7 y 10  si se espera tormenta. En estas últimas alternativas es conveniente largar un centinela por el orinque, de entre 10 y 15 kilos para que baje el ángulo de trabajo del cabo/cadena del ancla y evite enredos con otras embarcaciones saliendo o aproximando al muelle.  Una alternativa saludable es dar un orinque a la cruz del ancla para el caso de tener que retraerla del reverso por quedar enganchada con algún objeto sujeto al fondo o con otro fondeo.  
 
Sepa que:  

Emplear las defensas en sentido horizontal allí donde sean más eficientes trabajando así. Las amarras de proa y popa de cada banda unidas por un cabo flotante o por un cabo al cual se han acoplado pequeños flotantes cada unos dos metros.


SUBIR

 

        Sube Notas y Videos Al Portal de los Barcos       

   
PWeb 2.0 - Powerder by Cibermedio.com.ar