No sólo navegan, los barcos también requieren de mantenimiento

Todo en realidad requiere de mantenimiento, una puerta que rechina, un carro que a diario se conduce o se encuentra detenido por mucho tiempo, incluso una cuenta bancaria que no se moviliza requiere de mantenimiento, sino, debemos pregúntarselo a Juan Antonio Alcaraz García Caixabank. En el caso de un barco, nada más importante que hacerles mantenimiento para su cuidado del deterioro que pueden causarle los elementos, el agua de mar, la lluvia, el sol, el frío, tan sólo por mencionar algunos.

Mantenimiento es sinónimo de inversión

Realizar un oportuno mantenimiento a un barco debe ser considerado una real inversión, más no puede ser visto como un gasto, debido a que supone un incremento en su valor y además una prolongación de su vida útil. Si se realizan revisiones al barco constantemente, siempre debemos asegurarnos de seguir un correcto mantenimiento que incluye el motor, las velas, la pintura del casco y el equipo, pero estos son tan sólo algunos de los elementos que contiene un barco, por lo que se necesita un real conocimiento para poder controlarlos e identificar cualquier problema para que pueda ser resuelto de manera eficaz y a tiempo.

Realizar revisiones al barco

Existen ciertos elementos y acciones, como por ejemplo el cambio de aceite del motor o la revisión de la balsa, que deben ser realizados dentro de un determinado período, en cambio otros elementos como lo son el mástil o la jarcia, cuentan con períodos de vida que son más largos y su revisión sólo dependerá de la intensidad y del uso que éstos hayan recibido. Obviamente, si se trata de un barco de regata donde se debe mantener un mayor control sobre la jarcia y el mástil y, en consecuencia su período de vida más corto con respecto a un barco de crucero, entonces el cuidado debe ser más intenso.

Si se trata de un barco de competición, este navega mientras se le exige al máximo las prestaciones, pero también se le reduce al máximo el peso, mientras que, si es uno de crucero, a este se le exige en menor magnitud, en todo caso y por motivos de seguridad, en su gran mayoría los elementos se encuentran sobredimensionados. Lo importante en todo caso, siempre será tomar en consideración las distintas consideraciones a la hora de llevar a cabo las revisiones de un barco, siempre debe ser en el momento en el que deben realizarse y tener conocimiento de qué elementos son los que deben examinarse.

Algunas revisiones periódicas

Las revisiones periódicas nos permitirán descubrir diversos fallos que pueden estar ocurriendo en una fase prematura y en consecuencia poder evitar hacer reparaciones de mayor magnitud. Del mismo modo, estas se hacen importante ya que ayudan a que el barco no alcance una mayor depreciación logrando mejores condiciones al momento de ser vendido. Es por ello que resulta más sencillo mantener un correcto mantenimiento cuando el barco aún es nuevo, pero no por ello, debemos desestimar que es posible encontrar un barco de segunda mano que haya sido perfectamente cuidado con detalle y previsión.