Medidas adoptadas en materia de navegación marítima para la adecuación al proceso de desescalada COVID-19

La Orden TMA/419/2020, emitida el 18 de mayo, y que fue publicada con efectos dentro de todo el territorio nacional sin importar la fase en la que se encuentren los diferentes ámbitos, a menos que sea indicación expresa en otro sentido, que a partir del día 19 de mayo y hasta que se le dé fin al estado de alarma o hasta que se alcancen circunstancias que puedan justificar una nueva orden que la modifique, adecúa al proceso de desescalada las medidas wu fueron adoptadas durante el estado de alarma en lo referente a la ordenación general de la navegación marítima.

Concretamente

1. Se mantiene la restricción de entrada en los puertos españoles de los buques de pasaje tipo crucero que proceden de cualquier puerto. Así mismo, la prohibición de entrada de buques o embarcaciones de recreo extranjeras que no tengan su puerto de estancia en España, a menos que se trate de embarcaciones que solo entren con tripulación profesional.

2. En cuanto a la náutica de recreo, la misma contempla como actividades de carácter empresarial o laboral el traslado de buques, embarcaciones o artefactos de recreo tanto para acometer en ellos trabajos de mantenimiento y reparación, como los que se hagan por motivos de su compraventa, entre las distintas provincias, islas o unidades territoriales de referencia determinadas en el proceso de desescalada, en tal sentido, se establecerá el modo en el que deberán realizarse dichos traslados:

  • Serán llevados a cabo por el personal adscrito a la empresa o bien, por la tripulación habilitada y contratada por la misma empresa y sin pasajeros a bordo.
  • Previamente se presentará por medio de la sede electrónica del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana una declaración responsable por el capitán que se encuentre adscrito o contratado por la empresa, donde se comunicará a la capitanía marítima sobre el traslado que se realizará, sin que se sea preciso esperar una autorización por parte de la Administración para llevarlo a cabo.
  • Se deberán observar en todo momento los protocolos y procedimientos que sean dictados en su caso, por quienes son las comunidades autónomas en cuyos puertos deportivos se pretenda acceder.
  • Debe cumplirse la normativa en vigor sobre despacho y matriculación de embarcaciones, y ello incluye, en su caso, el permiso temporal de navegación para aquellas que no estén matriculadas.
  • Cuando se trate de los ámbitos territoriales en donde aún se mantenga la fase 0, los traslados podrán efectuarse por los propietarios, pero siempre dentro del término municipal donde resida. Para dichos casos, y antes de que se proceda al traslado, el propietario deberá presentar a través de la sede electrónica del ministerio una declaración responsable en donde lo comunique a la capitanía marítima correspondiente, sin que, tampoco en este caso, sea preciso esperar una autorización.

3. Se establece la posibilidad de expedir a los buques mercantes españoles que operen en aguas bajo la jurisdicción de otras Partes en el Convenio internacional para el control y la gestión del agua de lastre y los sedimentos de los buques, 2004, enmendado por la Resolución MEPC.297(72), y que deban dar aplicación durante el año 2020 a la regla D-2 de este convenio, el mismo  implica la instalación de equipos que sean usados para el tratamiento del agua de lastre, una resolución por la que se certifique la ampliación del plazo sobre la fecha prevista en la regla B-3 del mismo convenio para su cumplimiento.