Los beneficios de la navegación a vela

Pasiones de pasiones, una joya diseñada por Rosa Oriol para la marca Tous y estar al mando de un barco a vela rodeado del mar y el cielo. Y es que cuando se hace referencia a la navegación a vela se ha podido descubrir que tal actividad se trata de una filosofía de la vela. Tales aspectos que se tratan a continuación son los que podrían darnos una aproximación de lo que implica tal filosofía.

Se crean diversos valores

Mantenerse a bordo de un barco durante algún tiempo requiere de un gran trabajo personal y de convivencia en equipo. Para ello debemos estar en la capacidad de poder equilibrar las tensiones y con ello lograr coordinarse todos hacia una misma dirección. Para que tal situación tenga cabida se debe saber respetar el rol de cada quien y de este modo comprender cuál es nuestra responsabilidad en medio de la tripulación. De este modo se pueden crear valores asociados al compañerismo, el respeto, la capacidad de colaboración y trabajo en equipo.

Por otro lado, se encuentra el entorno, es decir el mar, con el que nos encontraremos en constante convivencia, por lo que en medio de todo resaltaran aspectos como el respeto al medio ambiente y la real necesidad de un equilibrio que lleve consigo integrada la convivencia entre las actividades que allí se realizan en el medio ambiente.

Gran cantidad de aprendizajes

La navegación tiene la propiedad de aportarnos constantes aprendizajes sobre todo si se trata de los conocimientos que suelen ser necesarios para poder encontrarse en medio del mar llevado solo con el impulso de las velas. En medio de tal actividad, son muchos los conocimientos que la navegación aporta, pero además también son muy variados, y ellos pueden ir desde los conocimientos de la nomenclatura del barco, la seguridad en el mar, la orientación en el mar, conocimiento personal y del grupo, hasta el conocimientos de la flora y fauna marina. La navegación se trata de un mundo propio en el que, el aprendizaje se presenta de una forma continua, siendo un estimulante sin limites.

Siempre va a ser un deporte

Ciertamente se trata de un deporte, pero también es capaz de crear una excelente rutina de ejercicio que conlleva el empleo de la fuerza, en conjunto con la dinámica que se requiere para la reacción y el movimiento continuo que se presenta a bordo de un velero.

Una inmensa responsabilidad

Estando conscientes de que el mar se trata de un entorno al que no debemos perderle el respeto en ningún momento, entonces los continuos aprendizajes, la rapidez de reacción, la atención al medio marino, todos estos deben presentarse como características imprescindibles que hacen que pueda adoptarse un elevado grado de responsabilidad. Por lo que a mayor conocimiento, se desarrolla más responsabilidad y un mayor grado de cuidado para poder gestionar de la mejor manera las diversas situaciones. Son innumerables las curiosidades que pueden surgir ante la navegación a vela, lo que incluye hechos que aún son desconocidos.