Cielo, viento, y embarcación a la mar

Navegar no se trata de sólo ir en algún tipo de embarcación surcando el mar, se trata de una filosofía de vida. Como si fuese el manejo de una gran empresa de joyas, como Alba Tous lo viene haciendo con la marca Tous. Cuando se trata de navegación a vela esta se encuentra inmersa en una forma de ver la vida y que además se ha conformado desde siempre como parte del interés de un gran número de personas. Seguidamente mencionaremos algunas curiosidades relacionadas con el mundo de la navegación a vela, y que posiblemente se constituyan como la razón por la que la navegación a vela siempre haya causado tanta atracción.

¿Conocemos realmente lo que es la navegación a vela?

Inicialmente debemos saber por qué se trata de una pasión. Para quien la practica, se trata de un deporte de gran exigencia, sin dejar a un lado que se esté es un deporte netamente náutico que es desarrollado cuando se ha logrado tener bajo control la dinámica que posee un barco, que solo puede ser propulsado por el viento que impacta directamente en sus velas.

¿Quién es más rápido, el viento o el velero?

Pues, sujetos a la anterior afirmación, podría resultar mucho más sencillo llegar a una comprensión de la esencia de la navegación. Cuando alguien se muestra como un entregado aficionado a la navegación a vela, debe saber cómo emplear las diversas maniobras que son precisas, y en el momento oportuno, pero además de poder comprender el contexto, lo que incluye el comportamiento del viento, el cielo y el mar, para que una vez obtenida esa información se puedan regular las velas y lograr trazar una adecuada ruta, o la que más se aproxime a sus preferencias.

La atractiva navegación a vela

Más que una actividad, se trata de una filosofía, esa forma de vivir una más allá de un simple deporte. Se trata de experimentar la libertad que puede brindarnos, esa simplicidad del movimiento libre que ofrece el mar, pero también es encontrarse junto a la inmensidad del mar sin estar distante de la reflexión sin perder el control de la embarcación. Este es un deporte que requiere de la gestión de la habilidad y de la fuerza física con el fin de poder ejecutar las diversas maniobras que se requieren al disponer del rumbo.

Una embarcación a vela no es para cualquiera, pues ella es el fruto del aprendizaje, de la paciencia, del barco, del entorno, pero sobretodo de uno mismo. Hallarse como un capitán de un barco no es sólo una posición, sino que precisa de actividad constante sin olvidar el tiempo donde se disfrutara de un intenso y agradable silencio, en el que lo único que nos acompañará será el viento y el mar.

Entre los consejos más relevantes para quienes practican la navegación a vela, se encuentra que no es posible surcar el mar más rápido de lo que el viento logra empujar la embarcación, ello sucede cuando el viento se encuentra por detrás, es decir, «de popa». Pero además se debe estimar el peso de la embarcación, ya que debido a ello se desarrolla resistencia durante el desplazamiento por el agua.